Novedades TerBi

lunes, noviembre 20, 2017

Crónica de la presentación de "Mañana cruzaremos el Ganges" de Ekaiz Ortega

Crónica de Paco Mancera Romero de la presentación de "Mañana cruzaremos el Ganges" de Ekaiz Ortega

A veces tengo miedo que la Guardia Civil vea la música que escucho en Spotify y me detenga.
O el riesgo de que un vasco retuitee, el tuit de un catalán desde Venezuela. ¿Algo puede salir mal?
Crónica de la presentación Mañana cruzaremos el Ganges de Ekaitz Ortega el 18 de Noviembre de 2017.

A las 20 horas del viernes 18 de Noviembre en la Librería En Portada Cómics se presentó la novela de Ekaitz Ortega titulada Mañana cruzaremos el Ganges de la Editorial El Transbordador.


 La comandante en jefe del Transbordador, Pilar Márquez, inició la presentación como Miguel Ríos iniciaba los conciertos, cantando el Bienvenidos (Rock and Ríos, 1982) una oda de agradeciendo por nuestra presencia. El autor vasco, pero residente en Madrid, acompañó a Pilar en esta premier mundial. Pilar alargó los agradecimientos al portadista, Manuel Mota que se encontraba presente y al prologista,  Manuel de los Reyes que no estaba en la sala, pero si lo estará en la presentación al día siguiente en Granada. Reyes a su vez es el responsable indiciario de este libro, al poner en contacto al autor con los editores.  Pilar para ponernos en contexto hizo una pequeña sinopsis de la obra: Se trata de una distopía cercana en el tiempo, donde una periodista madura se ve obligada a empezar a trabajar en un periódico, para así poder ser controlada por las autoridades.

Ekaitz nos advirtió que concibió la novela mirando hacia fuera del género, y no hacia dentro. Allá por el 2012 planteó la novela como una denuncia, momentos donde era plausible el rescate económico de España e incluso el corralito (Nota del cronista, el 9 de junio de 2012 se nos rescató, pero se llamó rescate a la banca española). Decidió alejarse del prototipo de protagonista de las distopías: varón, joven y víctima del sistema. Y por eso escogió de protagonista a una mujer de entre 45 y 50 años, periodista anónima y contar desde sus perspectivas los cambios que sufren las personas, cuando los regímenes políticos tienen rasgos no democráticos. Pilar no pudo retenerse y apuntilló, como ahora en España. Ekaitz le había hecho la firme promesa a su novia de no hablar de política y no quiso recoger el guante que tan gentilmente le había arrojado Pilar. 



A parte de documentarse sobre el mundo del periodismo, la principal preocupación del autor era que la voz de su protagonista fuera creíble, por lo que buscó lectoras cero con el mismo perfil que la protagonista para solventarlo. Pilar destacó que a pesar del gran trabajo que le conllevó no realiza ningún alarde, sin aspavientos, el lector se encuentra con una protagonista de cincuenta años sin más.
Pilar destacó que la protagonista es erudita, por lo que la novela está plagada de referencias literarias y guiños al lector. El autor recalcó que le dio ese carácter culto, precisamente porque la mayoría de distopías tienen de protagonista a un obrero, con poca formación y menos cultura.

Pilar le preguntó por la resignación de la periodista, por la aceptación de los reveses de la vida. El autor convino en ello y culpó al carácter lector de su protagonista, el desarrollo de esa capacidad de pasar página. En su opinión la protagonista está desencantada de la vida y con el armario llego de derrotas, lo que le confiere ese bagaje. Para inspirarse, durante la documentación para la novela, había leído autores sudamericanos que habían vivido bajo dictaduras.



Pilar le preguntó directamente por los neoluditas en la novela. En su respuesta, el autor nos aclaró que una de las subtramas de la novela (ambientada a finales del siglo XXI) se descubre el contenido de páginas web antiguas (de hace unos años en tiempo del lector) que resultan ser subversivas para ese momento. A partir de esa material redescubren a los luditas y como la tecnología es usada por el poder para controlar a la población. No prosiguió por no desvelar más. Pero si concluyó que obviamente en España hay cosas, como las canciones de hace veinte años hoy día estarían prohibidas y sus autores en la cárcel. De hecho admitió que a veces tiene miedo que venga la Guardia Civil y lo detenga tras revisar sus playlists de Spotify.

Pilar reiteró lo evidente, la novela Mañana cruzaremos el Ganges es una novela política. El autor lo admitió, quiso practicar una distopía política. Ambos convinieron que es inevitable que las grandes distopías del género acudan a la cabeza del lector cuando lea esta novela. Y admitió, haberlos leído y que le influyeron en su forma de escribirla.

Pese a lo anterior, Ekaitz defendió que su novela es de ciencia ficción, que existe un elemento fantástico muy importante en la obra, aunque es bien cierto que su novela es intimista, casi un diario personal de la protagonista. Voluntariamente no introdujo acción en la novela, seguramente porque es lo que se espera en una distopía.

Y de una forma espontánea el público comenzó a preguntar. En particular si la edad del personaje aporta algo a la historia o todo podría haber sido igual de ser más joven. El autor defendió su elección y con ello se generó un pequeño debate, muy de moda en el fandom actual. 

Se preguntó sobre el trasfondo hindú de la novela. El autor reconoció que es una pequeña subtrama, pero no menos importante, pues aborda el control de la población con la religión como herramienta. A la editora se le preguntó sobre el ritmo tan alto de publicación de la editorial, que agota las carteras de los fieles al Transbordador. Tras estas cuestiones se pasó a la firma de ejemplares.


Cruzamos la calle e iniciamos un concurrido tercer tiempo. Las bebidas espirituosas y refrescos alegraron la velada. Se habló de muchas cosas y novedades. Si puedo adelantar que en breve se realizará la presentación del SOYUZ #11 la obra de Abel Amutxategi: Jo, jo, jo que ya está a la venta.
by PacoMan

No hay comentarios: