Novedades TerBi

viernes, mayo 31, 2019

Entrevista a José Ángel Conde sobre la antología "Gritos Sucios"


“Gritos sucios” es la primera antología “Splatterpunk”, editada por Ediciones Vernacci (https://www.edicionesvernacci.com/producto/gritos-sucios/?fbclid=IwAR0wQAhSbJW_CZ5Fd8HpvMiiNPYY8eeewIIaLnS5iOssVO7ABy9ZMm8RXPI )

El próximo 2 de junio uno de los autores de la antología José Ángel Conde, que también es
miembro del Taller de la TerBi, firmará ejemplares en la Feria del Libro de Madrid (Caseta 44, de 19.00 a 21.00 h). 
Entrevistamos a José Ángel Conde sobre “Gritos Sucios”

-          ¿Qué es el “Splatterpunk”? ¿Cómo ha sido su desarrollo como sub-género?

-       Personalmente lo considero como otra forma de denominar al gore escrito o literatura gore, si se quiere, sin ser necesariamente un subgénero del horror. Si atendemos a la historia oficial, el término “splatter” fue utilizado por primera vez por el director de cine George A. Romero en referencia a su película Dawn of the dead y en inglés significa “salpicar”, aludiendo a la sangre y violencia explícita que mostraba. El escritor David J. Schow retomaría esta definición acuñando el sello “splatterpunk” para referirse a un grupo de autores anglosajones que coincidieron en varias antologías de relatos durante los años 80. Estos se caracterizaban por una descripción escatológica de la violencia con un claro afán de provocación ética y estética, muy influidos por el cine de terror de la época. Entre ellos se contaban nombres como Clive Barker, Jack Ketchum o Poppy Z. Brite. Luego el “splatterpunk” fue siendo asimilado, al igual que otros subgéneros, y cultivado también por otros autores ya fuera del mundo anglosajón. En los últimos años se han fijado en él muchos de los escritores de la tendencia denominada “bizarro”, por lo que sigue gozando de buena salud, aunque insisto que para mí es más una opción estética que un género en sí.

-          ¿Cómo se puede cultivar este género en estos momentos de corrección política y social?

-          Pues no sólo se puede, sino que se debe, porque esa es una de las misiones de la literatura y del arte en general, la de sacudir conciencias. De hecho, el “splatterpunk” propiamente dicho surgió en el seno del mundo anglosajón en una época de marcado puritanismo, durante las administraciones Reagan y Thatcher. Cierto es que en la actualidad contamos con una forma de represión añadida, y muy sofisticada, como es la autocensura o, como bien dices, “corrección política”, pero eso no debe detener a los autores a la hora de plasmar sus obsesiones. Las grandes editoriales pueden huir de este tipo de géneros pero estos siempre tendrán su público, minoritario quizás, aunque sin duda de los más fieles.

-          ¿Cómo surgió la idea de esta antología y cómo ha sido su desarrollo?

-          Pues lo cierto es que es una vieja idea que ya venía cocinándose en algunos círculos editoriales desde hace algunos años. De hecho muchas de las editoriales que pensaron llevarla a cabo hoy ni siquiera existen. Seguro que muchos lectores recuerdan algunas, sellos valientes que publicaron títulos tan extremos como Vacas de Matthew Stokoe o las novelas de Shaun Hutson. Vernacci, con su pasión por la literatura arriesgada, ha querido recoger ese testigo y dar voz a la cantera de autores en español que siguen esta sensibilidad, en consonancia con el boom de la literatura de género que vivimos.

-          Vaya lema… “El Splatterpunk que mancha nuestra mente”

-          Sí, bueno, eso tiene que ver con lo que comentaba antes sobre remover las conciencias. Esta antología la formamos un grupo de escritores “sucios” que pretende “ensuciar” las mentes. Bajo mi punto de vista, por “suciedad” se puede entender también “oscuridad”, la sombra que anida en todos nosotros y que es necesario y terapéutico conocer.

-          ¿Predomina algún tratamiento dentro de la antología? (más sexo, más terror, más sadismo,…)

-          La verdad es que hay para todos los gustos porque somos autores muy diferentes entre sí. En conjunto es una antología no sólo heterogénea, sino también bastante heterodoxa y ecléctica, que se permite juguetear con diferentes géneros y tonos, desde el ya consabido horror hasta la ciencia-ficción, el noir, la fantasía oscura o el cómic, pasando por el humor y lo bizarro.

-          ¿Vais a hacer alguna presentación?

-          Se han hecho ya varias, en concreto durante la última Hispacon y en el festival Sui Generis Madrid, pero Vernacci concibe todos sus libros como títulos de largo recorrido así que es muy probable que vengan más.

-          En tu caso, háblanos un poco de tu afición literaria y de tu aportación a la antología

-          Siempre he sido un lector muy voraz, sin desdeñar ningún género o especialidad, pero mi caso es bastante contradictorio, puesto que mi vocación por la escritura se despertó justo cuando empecé mis estudios audiovisuales y desde entonces conviven como pueden. Pero lo que realmente me apasionan son las letras. Empecé escribiendo sobre todo poesía hasta que conseguí publicar mis dos primeras novelas, Pleamar y Hela, y ya no pienso parar, esto es como una maravillosa droga. En Gritos sucios contribuyo con Cariátide, un relato que fusiona la distopía y la mitología a través de una historia que sigue los preceptos del body horror, una de las vertientes del splatter que se caracteriza por un cierto tono artístico y existencial.

-          Si deseas añadir algo más…

-          Tan sólo que espero que este tipo de antologías contribuyan a que las editoriales españolas se quiten las telarañas y comiencen a apostar por los autores que arriesgan y proponen algo diferente. Hay sitio para todos.


No hay comentarios: