Relato portugués: "La Ofrenda" de Mario Terrabatava

Como os dije, vamos a empezar una colaboración entre la web portuguesa "Contos de terror" y este grupo, publicando relatos de ellos aquí y nuestros allí.

Publicamos un cuento de Mario Terrabatava
LA OFRENDA
Mário Terrabatava
Mei Li, la hermosa hija del gobernante de Yangzhou, consultó al oráculo — una anciana con los ojos cubiertos por la catarata, pero que nunca había fallado una sola predicción, auspiciosa o nefasta, en su larga existencia — y escuchó, con el corazón helado:
— Esto es todo. Quiere una segunda esposa.
— ¿Él no me ama?
— No. Nunca te ha amado. Se casó contigo solo para ascender socialmente y obtener un puesto en el gobierno provincial.
— Yo no... yo no...
— Y hay algo más. Lei Huo tiene la intención de matarla.
— ¿Pero por qué? ¿Por qué haría eso? ¿Por qué mi fiel esposo, que prometió amarme para siempre, lo haría?
— Haría esto para ser definitivamente dueño de tu dote...
*
Al día siguiente, Lei Huo se sorprendió por el cambio repentino en el comportamiento de su esposa. Por mucho que insistiera, la joven se negó firmemente a decirle el motivo de su desánimo.
Buscó alguna aclaración consultando el oráculo.
— Ella sólo piensa en su hijo pequeño. Simplemente no existes para ella. Te considera inferior, indigno de ser acogido en el seno de la alta nobleza a la que pertenece — dijo la anciana de ojos brumosos.
—¿Hay alguna manera de hacerla cambiar de opinión?
— No. Ella quiere matarte. Quiere ser libre para casarse en segunda boda con un aristócrata rico que la ama.
*
Al día siguiente, Lei Huo, temiendo las consecuencias dañinas de las intenciones de su esposa, y con el fin de anticipar un ataque furtivo, decidió seguirla a distancia.
Por la tarde, Mei Li fue a la casa de su padre. La criada, que a menudo la acompañaba en sus salidas, se había quedado en casa, cuidando al pequeño Yan Tao, el único hijo de la joven pareja.
Lei Huo se escondió detrás del tronco de un frondoso cerezo anidado entre el bulevar y el lago Gaoyou, y esperó.
La luna llena ya estaba alta cuando Mei Li emprendió su camino a casa.
Se veía muy feliz.
Cuando pasó por debajo de la fronda del cerezo, Lei Huo saltó sobre la mujer. La sostuvo por detrás y, con un golpe de daga afilada, le abrió la garganta.
La mujer cayó boca abajo, agitándose sobre la hierba como una gallina decapitada.
Lei Huo esperó a que se detuviera la convulsión. Luego, habiendo recogido los collares y anillos de su esposa para simular un latrocinio, regresó apresuradamente a casa.
*
Lei Huo se sirvió vino de arroz y se retiró a la alcoba.
Acostado, el asesino miró el techo débilmente iluminado por una sola lámpara. Especuló sobre cómo sería la vida de viudo de ahora en adelante.
En la habitación de al lado, la doncella Liang había bebido en secreto el mismo vino y se había acostado en la estera de bambú, al pie de la cuna del pequeño Yan Tao. Si alguien la veía en la penumbra de la habitación del bebé, pensaría que se había quedado dormida por la fatiga. Pero no. No se había dormido profundamente. Lo pechos tenían una inmovilidad de estatua. Estaba muerta.
Cuando Lei Huo se despertó e intentó levantarse, vio que el mundo giraba a su alrededor como un ciclón otoñal. Su vientre y su garganta quemaban, pero el hombre sudaba frío. Cuando comprendió lo que estaba pasando, se echó a reír como un loco. Sus últimas palabras fueron estas:
— ¡La maldita víbora me envenenó!
Y tenía razón.
*
Una sombra repugnante se deslizó por las paredes de la casa donde yacían los cadáveres de un hombre y una mujer.
La sombra avanzó hacia la cuna. Tomó al niño en sus brazos arrugados y se fue con él.
Mientras atravesaba la habitación hacia la puerta, sus ojos, aunque bazos, nublados por la catarata, reflejaban un destello de luz de luna que se había filtrado de repente por la ventana abierta.
Tomada por un escalofrío, la anciana se escondió en las sombras. Escabulléndose en la oscuridad, ganó la calle oscura. El altar de sacrificio ya estaba preparado. Yaoguai, el demonio oscuro, estaba sediento de sangre. En el regazo de la mujer, Yan Tao, la preciosa ofrenda, dormía profundamente, siendo llevado al holocausto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"El Anacronopete" en el Washington Post

Foro de Literatura Juvenil con Domingo Santos

Las mejores películas de viajes en el tiempo