Fanzine TerBi Certamen de relato

Fanzine TerBi Certamen de relato
Para descargar pinchar en la imagen, accediendo al grupo de facebook y allí en "Archivos"

lunes, mayo 12, 2014

Avance de la presentación de Neonauta Ediciones en la Jornada de la TerBi

Durante la jornada de la TerBi del próximo sábado se presentarán dos novedades de Neonauta Ediciones. Aquí tenéis un avance de cada una de esas novelas

REWARD, EL OJO DEL DIABLO



Levanto el parche que cubre la cuenca vacía en la parte izquierda de mi rostro. Embadurno de sangre tanto mi ojo como la esfera de metal, similar al mecanismo de un reloj, que tengo a modo de remplazo.
La herramienta de la perdición empieza a moverse, libre de la funda mística que lo contiene y resguarda. Cada engranaje se mueve, cada pieza sigue a otra consecuentemente, como las varitas que chocan en una caja musical, solo que ésta es una canción infernal.
El párpado mecánico está por abrirse. Me cubro el ojo derecho con la mano ensangrentada y toda mi visión se vuelve escarlata, hasta que comienzo a tener su perspectiva. El Ojo del Diablo se ha activado.
Paulo César Ramírez Villaseñor

ESTATUAS DE VENUS



Sentir la velocidad en páramos desolados como aquel no se trataba en absoluto un episodio de melancolía, sino que más bien era como sumergirse en una historia donde todos los sinónimos de la belleza se apilaban en tonalidades que derivaban del amarillo al marrón, pasando por naranjas de diferentes intensidades.
A lomos de aquella moto levitadora se mantenían a medio metro del suelo, y los sensores geográficos iban copiando el territorio según lo percibían, dibujando un mapa que les era transferido mediante ondas al equipo que habían dejado a kilómetros atrás, a su espalda.
—¿Qué diablos es todo esto…?
La depresión que se abría ante ellos ya no albergaba únicamente las anacaradas rocas ambarinas, o simple polvo, sino que allí se percibían formas que se repetían.
Con suma cautela comenzaron a descender por la pequeña cuesta que se formaba en aquella depresión, hasta alcanzar el suelo, a pocos metros bajo el nivel por el que se habían desplazado hacía unos instantes.
Bryan tomó la pistola en su mano, mirando en todas las direcciones. Aron se acercó a la figura más cercana y observó sus rasgos. Estuvo a punto de quitarse las gafas para frotarse los ojos y percibir con mayor claridad lo que estaba viendo, pero supo que sus córneas no se lo agradecerían.
—No… no puede ser…
Había una fuerza sobrenatural que le impedía volver atrás para informar al resto del equipo de astronautas. Bryan permanecía a varios metros, pateando algunas piedras del terreno liso.
Aron se agachó, alzando la mano, acercándola a aquel rostro perfectamente tallado en la roca. Un semblante humano, de cabellos rizados cortos. Era femenino, y recordaba levemente a las esculturas de la Antigua Grecia, solo que los desgastes faciales hacían irreconocibles sus rasgos.
            —¿Es que ha habido humanos aquí antes?

Cano Farragute