Fanzine TerBi Certamen de relato

Fanzine TerBi Certamen de relato
Para descargar pinchar en la imagen, accediendo al grupo de facebook y allí en "Archivos"

miércoles, marzo 09, 2016

Novedad: "Su muerte, gracias" de Abel Amutxategui



Año y medio después de publicar 'Berbontzi' (erein 2014), el bilbaíno Abel Amutxategi vuelve con 'Su muerte, gracias': una novela de humor adulto en la línea de autores como Terry Pratchett o Christopher Moore.
Un vendedor de suicidios fracasado, una anciana con problemas para controlar su ira y una Muerte desentrenada son algunos de sus ingredientes.
"El humor proporciona un grado de extrañamiento que favorece la crítica. Desde esa apariencia de mentira, uno tiene total libertad para arrojar bolas de demolición contra el mundo que le rodea". Siguiendo esta premisa, Abel Amutxategi no deja títere con cabeza. Desde las profesiones de nuevo cuño (¿algún consultor en la sala?), hasta los
partidos políticos, nadie se salva de su crítica.
Pero sobre todo se ríe de la muerte. "El humor es muy útil a la hora de resolver conflictos emocionales", explica. "Vivimos en una sociedad que ha convertido la muerte en un tabú. Algo que aparece en las noticias, pero que nunca se nos permite sentir como algo cercano. Por eso he decidido hablar de ella a través del humor".

Samuel es un vendedor de suicidios fracasado en busca de su primer cliente. Hortensia, por su parte, es una anciana que desea reunirse con su difunto esposo. Así que cualquiera diría que están hechos el uno para el otro.
Lástima que su encuentro vaya a poner el mundo al borde de la destrucción, y que sólo una trasnochada Muerte pueda salvarlo.
SOBRE EL AUTOR
Abel Amutxategi (Bilbao, 1978) ha sido redactor en la revista AUX Magazine durante más
de 12 años.
En 2012 lanzó el portal ‘Cómo escribir un libro (sin morir en el intento)’ y mantiene
también un blog personal en www.abelamutxategi.com. Tras dar a conocer sus relatos en
revistas y antologías, en 2014 publicó ‘Berbontzi’, su primer libro infantil.
Fiel devoto de Io y Monesvol, mataría a su editor por un buen barco pirata.