Novedades TerBi

viernes, febrero 16, 2018

Crónica de la presentación en Málaga de “El calígrafo de los cielos” de Ernesto Fernández-Weiss

Crónica de Paco Mancera Romero de la presentación de “El calígrafo de los cielos”

Es un chiste, un chiste largo, pero un chiste agropunk.

Crónica de la presentación de El calígrafo de los cielos de Ernesto Fernández-Weiss editado por El Transbordador.

A las 20 horas del viernes 2 de Febrero de 2018 en la Librería En Portada Cómics se presentó el Soyuz #12 (colección de novela corta) escrito por Ernesto Fernández-Weiss titulado El calígrafo de los cielos de la Editorial El Transbordador.

Apreciado lector le recomiendo encarecidamente que mientras lee estas humildes letras, en honor de la presentación en sociedad de este refrescante cuento largo o novela corta, tanto da que da lo mismo, lo haga escuchando la magistral banda sonora de la serie de televisión española Crónicas de un pueblo (1971-74, Antonio Mercero).


Tras la habitual y respetuosa tanda de agradecimientos, la comodora de El Transbordador, Pilar Márquez, nos ubicó en la colección Soyuz, una colección ecléctica que llega a su doceavo número con este texto difícilmente encasillable… como es norma en esta colección. Tomó la palabra el autor Ernesto Fernández-Weiss, con esta obra inicia la singladura de publicar en solitario. Con amable locuacidad nos reveló que este texto lo escribió hace cuatro años y que fue gracias al escritor malagueño Alejandro Castroguer como conoció la existencia de El Transbordador lo que a la larga nos a traído a todos aquí y ahora. La idea del texto le asaltó en un momento de aburrimiento y tras escribirlo lo envió a los varios concursos literarios que solicitan la extensión novelette. Este texto llegó a quedar finalista en el Premio CAM de Novela Corta Gabriel Sijé. Pilar y Ernesto conversaron sobre el carácter generalista del premio y lo difícil que sigue siendo que una obra de ciencia ficción gane un concurso mainstream. Eso llevó a Ernesto a matizar que no es una novela de ciencia ficción, sino una novela sobre la ciencia ficción: es una historia costumbrista que se desarrolla en la España rural de los años cincuentas, en la dura y eterna posguerra. Es un chiste, un chiste muy largo, pero un chiste. Es un texto respetuoso, políticamente correcto.

Ernesto reconoció que su obra es muy berlangiana, que rezuma cine por todos sus costados. Y es cierto, ya he leído la obra, y es absolutamente cierto. Y no sólo por la evidente semejanza con Bienvenido, Mister Marshall (1953, Luis García  Berlanga). En mi opinión es una novela sobre la promesa que nos hizo la ciencia ficción; nos iba a dar el espacio. Sobre esa promesa y su pérdida. La nostalgia que nos produce haber perdido esa promesa: la nostalgia de la ciencia ficción de los cincuentas. Y ese “subgénero” no está vacío, está ocupado por este texto que nos ocupa y las películas El astronauta (1970, Javier Aguirre Fernández) sobre un brillante guión de Pedro Masó y un estupendo elenco de actores españoles donde destacan Tony Leblanc y José Luis López Vázquez y una entrañable película australiana La luna en directo (The Dish, 2000, Rob Sitch) con un inspirado Sam Neill, que es el trasunto australiano de lo que nos ocupa hoy.

Editora y autor entraron en un debate sobre las perspectivas de venta de una obra que se sitúa en una de las aristas entre novela costumbrista y ciencia ficción, pesimista él y optimista ella. Y remarco la frase final de Pilar de ese debate: sirva El calígrafo de los cielos como novela de iniciación a la ciencia ficción.

Ernesto defendió la transversalidad de esta obra, de hecho le gustó mucho a su madre, tras las risas del público, apuntilló que es un ejemplo de la capacidad del texto de llegar a distintos públicos, ya que su progenitora no sabe nada de ciencia ficción.

Pilar comentó que este texto viene muy bien a la colección de Soyuz en su intento por allanar fronteras entre géneros y etiquetas… o sirve para crear nuevas etiquetas. El autor, no pudo por menos que saltar, y catalogar la novela de agropunk.

La presentación mutó en conversación con el público destacando como tema de debate, la promoción actual de la literatura editada por pequeñas editoriales o autoeditada. Las redes sociales han venido a cambiarlo todo (y no necesariamente a mejor), y entre esas cosas han cambiado las promociones. Los presentadores acordaron que estos tiempos de autoalabanza y autobombo propio o por palmeros irredentos no son de su gusto, ni tan siquiera por necesidad.

Pese a su pesimismo, Ernesto, confía en que el libro guste y se defienda por sí mismo. Pilar secundó el presagio.

A preguntas del público, se desmelenaron algo más y dejaron fluir más información: pese a situarse en la parte dura de la posguerra es una narración tragicómica, con personajes entrañables (apreciado lector ahora entenderá porque le pedí que escuchase la musiquilla de Crónicas de un pueblo, porque son sus personajes los que viven en esta obra), que participan en un concurso de cuentos de ciencia ficción del pueblo. Concurso creado como acto promocional de la candidatura del pueblo, a albergar una estación de seguimiento espacial de la NASA. Y sin embargo, la novela no deja de ser un canto en favor de la imaginación y una reivindicación de la literatura. Al calor de la conversación Ernesto confesó que hay dos hechos reales que le sirvieron de inspiración. En el pueblo madrileño Robledo de Chavela de 4.037 habitantes, en 1969 se instaló una base de seguimiento de satélites de la NASA conocido como MDSCC (Madrid Deep Space Communications Complex). Y la anécdota de la revista americana de ciencia ficción americana que ojiplática observaba que en Los Álamos, un remoto pueblo de Nuevo México, se agolpaban muchos suscriptores de la revista. Todo quedó aclarado tras acabar la segunda guerra mundial y conocerse que en esa localidad estaba la base secreta: el Laboratorio Nacional de Los Álamos (LANL) que estaba desarrollando la bomba atómica en el famoso proyecto Manhattan.

Apreciado lector esta crónica está a punto de acabar, las luces se están apagando y los técnicos están recogiendo la tramoya. El sueño se ha acabado, el espectáculo del cine ha echado el telón. Se fue la nostalgia de la promesa de la ciencia ficción y queda la dura realidad, la de la España franquista que nos quisieron vender edulcorada en Crónicas de un pueblo, donde todo era mentira o un plagio. Plagio como el de la banda sonora de la serie, una vulgar trasposición de un éxito de Cliff Richards & The Shadows: I could easily fall in love with you  (1964, editado por Columbia, enlazada aquí por si quiera comparar).

Tras la firma de ejemplares cruzamos la calle e iniciamos el tercer tiempo. Hay una gran cantidad de novedades que están en camino, sin irnos más allá, el 17 de Febrero se presentará Flor de hadas en el bolsillo de Juan Antonio Fernández Madrigal.
By PacoMan


No hay comentarios: