domingo, mayo 28, 2017

Crónica de Paco Mancera Romero de la presentación de la antología “El Club de los Etéreos”

Crónica de Paco Mancera Romero de la presentación de la antología “El Club de los Etéreos”

Fandom del “güeno”, no del que se autodestruye.


Crónica de la presentación de: El Club de los Etéreos de Aniel Dominic.
El pasado viernes 19 de Mayo de 2017 se presentó en Málaga, en la habitual Librería en Portada cómics la antología El Club de los Etéreos de la malagueña y temalita Aniel Dominic.

Hizo de maestro de ceremonias el escritor malagueño y termalita Tony Jiménez del que he tenido el placer de cronicar varias presentaciones en este mismo medio y del que en breve, aparecerá la segunda parte del ensayo sobre Stephen King.


Tony inició la presentación desvelando como conoció y surgió su amistad con la autora. Se conocieron al haber participado ambos en la antología de cuentos de terror Vampiralia. A Tony le tocó hacer la presentación del cuento de vampiros en una biblioteca escrito por Aniel y en ese intríngulis se conocieron. Jiménez indicó que en ese cuento ya destacaban las influencias de los autores Terry Prachett y Christopher Moore influencias que claramente se manifiestan en la antología que se presenta hoy.
La antología que nos ocupa  apareció en Amazón, pero en Octubre de 2016 Aniel Dominic la revisó y autoeditó.


Tony señaló que estamos ante una obra de superhéroes con mucho humor fantástico como el de Prachett y humor absurdo como el de Moore. La obra está compuesta por ocho relatos. Relatos enlazados, que sin dárselo todo completamente mascado al lector, cada cuento hace avanzar el universo de los Etéreos.
Jiménez preguntó abiertamente a su autora ¿Por qué autopublicarte con la mala prensa que eso tiene? Aniel admitió que fue por falta de confianza en sí misma (miedo al rechazo de su obra) y por aprovechar su bagaje en otras facetas de la edición. Su primera experiencia en Amazon no le satisfizo y decidió sacar una segunda edición en papel, por si misma y controlando completamente el proceso: ilustración, diseño y maquetación. Aventura que le ha resultado mucho más satisfactoria y más exitosa en ventas, de hecho ya va por la segunda reimpresión.
Tony inició una entrevista muy profesional, de periodista avezado en esas lides (con lo que eso quiera significar). Tras una pregunta directa al mentón, la autora reconoció que le gusta el boxeo y que estaría encantada de publicar con una editorial. Tras ser inquirida por el big bang, convino que todo esto empezó con el cuento La broma del chirrido picante que protagonizan hormigas superhéroes. Cuento que escribió para someterlo a Supermalia, antología de superhéroes seleccionada por Montiel de Arnaiz y editada por la malagueña Ediciones El Transbordador en Noviembre de 2015 y que no fue seleccionada. Luego sintió la necesidad de contar las historias de Éter (la verdadera leitmotiv de la antología) y la de Broncas… y ya todo fue cuesta abajo.



 Tony resumió a grandes rasgos las ideas fuerzas de la antología: Éter el personaje franquicia vende superpoderes a quien los quiere comprar, y no son baratos, aunque algunas veces los regale. El todo terreno Jiménez preguntó por el insecto disfrazado de La Hormiga Atómica de la portada, Aniel lo explicó: fue su devoción por las hormigas, que ella iba para entomóloga, pero acabó maquetando y diseñando, cosas de la vida.
Ante la pregunta de ¿Qué ha estudiado alguien que ha creado un yorkshire terrier asesino llamado Broncas? Cómics, Prachett y Moore fueron los argumentos esgrimidos por su autora.
NOTA PERSONAL: Aniel, quiero un dibujo de Broncas… ese impávido Humphrey Bogart canido. Disculpen la interrupción, pero las oportunidades las pintas calvas… en verdad no sé qué mal puede hacer a nadie que los ilustradores las dignifiquen con un poco de revestimiento piloso.
Preguntada por sus próximas obras, aparecieron una novela (no relacionado con este antología) y una segunda parte de este universo, donde ya tiene perfilados varios relatos. Lo que causo una exclamación de júbilo entre el público asistente.
Tony le hizo la insidiosa pregunta: ¿Qué cuento te gusta más? Aniel no rehusó el envite y citó el cuento de Broncas; Un hueso duro de roer y el de Ms. No, donde una pintora se encuentra con un superpoder no deseado (uno de los regalos de Éter) y que le mortifica y modifica la vida.
A instancias del conductor del acto, el muy dicharachero Jiménez, Aniel resumió cada uno de los ocho relatos componentes de la antología. Yo destacaré El club de los inanes, superhéroes que han pagado por sus superpoderes pero que no le sirven para nada, mejor dicho les han arruinado sus vidas. En las explicaciones que nos regaló sobre sus cuentos, se vislumbraron hasta tres nuevos cuentos que ayudarán a conformar la nueva antología.
Dado que el libro es claramente de Superheroes, Tony preguntó su opinión a la autora sobre las sempiternas quejas y lloros del mundo del cómic de superhéroes: el generalizado descenso de ventas y la relación amor-odio con las adaptaciones al cine. En opinión de Aniel el cómic tiene mejor salud de la que parece, pese a que algunas líneas de personajes vendan poco, otras venden millones. Hacer un tótum  revolútum es un error.
Tony abiertamente inquirió su opinión sobre el mundo editorial: ¿Está tan mal como aparenta? Aniel negó la mayor, no estamos ante el final de la literatura en España, admitió que la cuestión está fea por la falta de apoyo institucional, pero que afortunadamente existe un amplio grupo de gente apasionada por el género: escritores, editores, ilustradores, lectores… en suma las gentes que constituyen el fandom. Pero fandom del güeno, no del que se autodestruye a la primera ocasión.
Para acabar Toni le pidió que destacase uno de sus proyectos futuros: Aniel se decantó por su novela Rueda: una novela de humor, zombisn¡, llena de género negro, escrita en primera persona y que le gustaría ver publicada. Y aprovechando que el Gualdalmedina pasa por Málaga comentó que su novela: El rey cucaracha de humor, fantasía de capa y espada, al estilo de Prachett, luciría digna en los anaqueles de las librerías.
Tengo que añadir, que ya he leído el libro y tal como se apunta en esta crónica goza de un sentido del humor actual y fresco, por momentos me evocó al Fredric Brown de Marciano, vete a casa (Martians go home!, 1955). Con el paso de los relatos esa frescura se va perdiendo, pasando a evocar una forma de contar la vida de los superhéroes al estilo de Kurt Busiek en sus guiones de la magna obra gráfica Astro City. La verdad es que estoy ansioso por que Aniel acabe la segunda entrega de este Club Fórmico.


Aquí os dejo el enlace con el audio de la presentación.
Coincidió la presentación con La Noche en Blanco actividad ya consolidada por el Ayuntamiento de Málaga que busca promover la cultura entre los malagueños, realizando cientos de actividades culturales gratuitas que consiguen llenar las calles (y bares y restaurantes… que el euro es el euro y de eso se trata de eurorizar Málaga, perdón culturizar, quise decir culturizar). Eso dificultó, pero no impidió el tercer tiempo de la presentación, al que yo no pude asistir pues tuve que salir corriendo a calle Lagunillas número 20, un descampado que la acción vecinal consiguió “Okupar” a los coches que lo usaban de parking. Y lo consiguieron plantado plantas grasas y paliers, creando un entorno que a veces se usa para actos culturales. En este caso se trataba de la charla Entre la vigilia y el sueño organizado por Más Libros Libres. Las escritoras malagueñas de género fantástico Gabriella Campbell y Rocio Vega desgranaron la relación del sueño y la literatura, haciendo continuas referencias a sus obras más weird en el caso de Gabriella y erótico-ciencia ficción en el caso de Rocio. No me pude quedar hasta el final, me reclamaron para la parte lúdica de la Noche en Blanco, esta vez sí regada por las indispensables bebidas espirituosas. Unos metros más arriba se celebraba la Verbena Swing: sueña con swing en ese milagro que es Lagunillas entre la monocromía cultural del museo y la semana santa y la contundencia brutalista de la vivienda social: un milagro muy laico.


by PacoMan.


No hay comentarios: