Fanzine TerBi Certamen de relato

Fanzine TerBi Certamen de relato
Para descargar pinchar en la imagen, accediendo al grupo de facebook y allí en "Archivos"

lunes, mayo 11, 2015

Entrevista a Felix Díaz González, autor de "vuelta a la tierra", nuevo título de "Espiral Ciencia-Ficción"

Entrevistamos a Felix Díaz González, autor de "vuelta a la tierra", el nuevo título de "Espiral Ciencia-Ficción". El escritor presentó la novela el pásado sábado durante la Jornada de la TerBi. Algunas de las fotos son de dicho acto

-¿Cómo se dio el contacto con Espiral y el desarrollo hasta llegar a este libro?
A través de las redes sociales supe de la existencia de este editor y el envié diversos originales hasta dar con uno que le pareció adecuado. Juan José es muy exigente, por cierto, y eso se nota en la calidad de sus ediciones. No publica cualquier cosa.
En cuanto a la novela en sí, la tenía desde hace ya unos años, como tengo otras obras esperando su momento.



-Parece ser una historia de intriga y de aventuras en ambiente espacial ¿es así?
Más aventuras que intriga. No hay una trama detectivesca, sino una serie de aventuras, las andanzas de los selenitas en la Tierra básicamente. Sí que hay una trama, pero no es compleja. No hay asesinos…
Y de ambiente espacial, muy poco. Aunque comienza con la llegada de la nave de la Luna a la antigua ISS, luego los protagonistas aterrizan. Y todas sus aventuras tienen lugar en el planeta. Así que no, no es un ambiente espacial, es una Tierra con una cultura diferente, después de un tremendo cataclismo.

-La trama sucede tras una hecatombe en la Tierra por un meteorito. La cuestión catastrofista ¿también tiene importancia en la historia?
Mucho. El mismo título es un juego de palabras entre la “Vuelta a la tierra” de los ecologistas supervivientes a la catástrofe (quienes creen que el cometa fue una especie de castigo divino por el consumismo y el abuso de la tecnología), y la “vuelta a la Tierra” de los habitantes de la colonia lunar. La sociedad terrestre ha sido edificada con nuevas bases después del Impacto, y mi idea ha sido desarrollar sus contradicciones, usando a los selenitas visitantes como elementos clarificadores de esas contradicciones.

-¿Por qué has escrito esta historia? ¿Qué quieres tratar en ella?
La cara oscura de la “Vuelta a la tierra” que preconizan los ecologistas más radicales. Somos siete mil millones de personas en un planeta que no podría alimentarnos si volviéramos a las cavernas, a los cultivos ecológicos sin abonos no plantas transgénicas. No podemos abandonar la tecnología, pues dependemos de ella.
En la novela, incluso con una casi extinción del ser humano, la vuelta a las cavernas no es posible, y esa es mi tesis. 



-Tu anterior novela publicada “Titanes” parece estar en una temática y estilo parecido a esta nueva ¿es así? ¿En qué se diferencian?
En común tienen estar ambientadas en un futuro cercano, hacia finales del siglo actual. También en que se mantendrá el desarrollo tecnológico. Y en la trama, trato la supervivencia del ser humano ante una catástrofe (un accidente, en “Titanes” una catástrofe mucho peor en “vuelta a la tierra”. De hecho, la novela que antecede a ambas, “Aislados” trata también de la supervivencia después de otra catástrofe. Como ha dicho el editor de “Aislados” me encanta matar a la humanidad… en la ficción. Es catártico poder asesinar a alguien en la ficción y no tener que hacerlo en la realidad; algo que luego está mal visto, claro está, y que te puede llevar a la cárcel. Y que me perdonen el chiste de humor negro.


-Tienes una prolongada carrera de escritor, hasta el punto de que llegaste a publicar en Nueva Dimensión. Descríbenos brevemente tu trayectoria literaria. De que estilo son tus novelas anteriores.
Como comentó una oyente en la presentación de “vuelta a la tierra”, empecé publicando en fanzines. Lo de Nueva Dimensión fue más una sorpresa que otra cosa. Por aquella época no aspiraba a publicar un libro, más que nada por los problemas de la insularidad. En Canarias, los aficionados a la ciencia ficción estamos doblemente aislados: uno, por las islas, y dos por el género. Sólo gracias a Alfredo Benítez, quien me sugirió escribir una novela a cuatro manos, llegué a pensar seriamente en publicar algo. La colaboración con Alfredo se truncó de repente al fallecer éste, pero yo seguí y acabe con una obra en mis manos… y no sabía qué hacer con ella. Más tarde, tuve la idea para otra novela, ésta de tema histórico ambientada en Canarias; cuando la terminé me dije «esto es publicable», así que me puse a buscar un editor. Lo encontré y cuando acordamos la publicación de “Exilio”, mi primer libro, dije «tengo otras cosas», a lo que me respondió paco Pomares, el editor «Pues tráemelas». Y así publiqué “Como el Fénix”, “Naufragios” y otras más.
Ya estaba lanzado. Luego fue cuestión de buscar editores con más alcance, que el de las islas. Y gracias a Internet, hoy no puedo hablar de aislamiento.
En cuanto al estilo de mis otras obras, en novelas tengo dos históricas canarias y el resto son ciencia ficción. Pero también he escrito relatos, y varios de los libros son colecciones de los mismos. Toco temas diversos, desde cuentos para niños hasta historias eróticas, pasando por fantasía, ciencia ficción dura, algo de terror.

-Igualmente has sido co-editor de una antología
Sí, “2099”, de Ediciones irreverentes. Fue una especie de «premio» por ganar el concurso de relatos, me invitaron a participar como editor, no sólo como autor premiado. Y tuve que trabajar en la selección, así que ¡vaya premio!

-¿Estás escribiendo algo nuevo?
Siempre estoy escribiendo algo nuevo. Tengo varias historias en camino, voy trabajando en ellas según me atraen. A veces las dejo para pensarlas mejor y retomarlas más tarde, o bien una historia me absorbe hasta terminarla. También influyen cuestiones de tiempo y dedicación. Ahora mismo estoy en un mal momento, pero espero cambiar en un par de meses la situación.

-Si deseas añadir algo más…
Dar las gracias a TerBi por su apoyo, por la presentación, por todo en resumen.
Y a Juanjo Aroz por su trabajo, que se lo merece.
Espero que tanto el editor como la asociación sigan en el candelero, para mayor brillo de la ciencia ficción hispana.