Cesar Mallorquí anuncia nuevas obras suyas

El escritor Cesar Mallorquí ha publicado un texto en Facebook, anunciando nuevas obras suyas.


Con frecuencia veo aquí, en FB, a escritores comentando el estado de sus trabajos. Que si ya van por la mitad, que si uno de sus personajes se ha desmandado, que si hoy han escrito mucho o poco… Y siempre me pregunto ¿a quién le importa eso? Bueno, supongo que algunos habrá interesados en el asunto. También supongo que es una forma de promocionarse a través de las RRSS. Yo no lo he hecho nunca; la verdad es que no me promociono de ninguna manera. Pero adaptarse o morir.
Hace un par de semanas acabé, ¡por fin!, la última novela de una trilogía. Seis años atrás publiqué “La estrategia del parásito”, una novela juvenil de ciencia ficción (un tecno-thriller en realidad) centrada en la inteligencia artificial. Al cabo de un tiempo de su publicación, se me ocurrió una idea para ampliar la historia y convertir esa novela en el primer tomo de una trilogía. Se lo propuse a la editorial y aceptaron. Comencé a escribir la segunda novela y tuve un problema de salud. Luego me rompí una pierna. Es que soy tela de ocurrente… El caso es que, entre hospitales y rehabilitaciones, he tardado más de dos años en escribir las dos puñeteras novelas. En principio, la segunda se llamará “La vida secreta de las máquinas”, y la tercera “La Hora Zulú”. Ya he firmado el contrato y, a falta de un par de revisiones, me sacudo las manos, albergando en el corazón el firme propósito de no volver a escribir una trilogía en mi puta vida.
Por otro lado, voy a escribir la segunda parte de mi mayor best seller, “Las Lágrimas de Shiva”. Hoy he terminado de perfilar el argumento y he elegido el título. Como podéis ver en la foto, se llamará “El Círculo Escarlata”. Aún no he escrito ni una letra. Bueno, sí, el título; que en mi caso es mucho. En fin, despejaré mi escritorio y 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mejores películas de viajes en el tiempo

Foro de Literatura Juvenil con Domingo Santos

"El Anacronopete" en el Washington Post