sábado, febrero 25, 2017

Crónica de la presentación en Málaga de Antrópica de Alberto Moreno Pérez



Yo lo que realmente quería era plagiar a Greg Egan
Crónica de Paco Mancera Romero de la presentación de Antrópica de Alberto Moreno Pérez en Ediciones El Transbordador.



Este pasado viernes a las 19:30 horas en la Librería en Portada sita en calle Nosquera de la costera ciudad de Málaga tuvo lugar la presentación, al mundo y universos cercanos, de la última novedad de la muy hacendosa Ediciones El transbordador. Se trata de la novela Antrópica de Alberto Moreno Pérez que tuvo la deferencia de venir desde Palma de Mallorca para esta presentación y la que se celebró, al día siguiente, en la librería Subterránea Comics Discos en Granada.
Tomó la palabra la comandante en jefe Pilar Márquez para agradecer a Alberto Moreno su presencia en este acto. Inició la presentación preguntando al autor, como decidió ponerse en contacto con ellos: Como llovido del cielo, justo al acabar la novela y al iniciar la ronda de editoriales apareció el mensaje en Facebook de Ediciones el Transbordador pidiendo originales de género fantástico, refirió el autor. 


Pilar agradeció a Juan José Aroz amigo y editor de Espiral Ciencia Ficción el prólogo de esta novela. Alberto publicó su novela La edad del vuelo en una edición conjunta con la novela Zaibatsu de Diana P. Morales en Espiral.
Pilar disparó a quemarropa y sin transición: ¿De qué va Antrópica? Poniéndose de perfil, Alberto encaró el morlaco eludiendo destripar su obra:
Una aventura de búsqueda y exploración en un entorno no entrópico, más allá del tiempo y del espacio…
Ahí es nada. Como mi física no es lo que era he tenido que buscar el significado de entrópico, según Wikipedia:
La entropía describe lo irreversible de los sistemas termodinámicos. La palabra entropía procede del griego (ἐντροπία) y significa evolución o transformación.
Vaya, que es la ruina que genera el paso del tiempo, en las personas e incluso en las estrellas. Avispado lector, denote usted que antrópico (como el título pero en masculino) es un palabro que viene a decir que no se cumple la entropía: que no nos echamos a perder con el paso del tiempo, la peor pesadilla de empresas de cosmética e Iglesias de todo credo. Pilar para clarificar, pero sin destripar, pasó a leer la sinopsis de la solapa:
Ego aparece, o surge, o nace en medio de una inmensa llanura blanca. Ego tiene una inmensa llanura blanca. Ego tiene noción de su propia identidad y la capacidad de estructurar pensamientos coherentes. Ego no sabe nada más. Pero en su interior una pulsión indescifrable lo obliga a moverse en busca de ningún objetivo, construyendo su realidad a medida que la va experimentando.
Estamos pues, ante una novela de descubrimiento, tanto para el lector como para el protagonista. Alberto destacó la dificultad de transferir la suficiente información al lector para que él infiera por sí mismo, pero sin aburrirlo y sobre todo sin perderlo.
En lo que ya parece norma en las novelas editadas por El Transbordador, se trata de una novela con un estilo fácil que narra cuestiones complicadas. Para apostillar la tesis de Pilar, Alberto refirió una doble definición:
La filosofía son conceptos muy claros explicados de forma abstrusa, mientras que la física son  conceptos muy complejos explicados de forma llana y sencilla. 

Efectivamente apreciado lector, Alberto inició la carrera de Física y posteriormente se pasó a la de Informática, oficio con el que paga las facturas del día a día.
Alberto admitió que la obra está influenciada por el australiano Greg Egan, último gran cultivador de la ciencia ficción dura (hard), y en menor medida por John Varley, que en los ochenta tuvo gran predicamento entre los aficionados, pero que a principios de los noventa decreció su impacto, siendo Playa de acero su última gran novela. Mientras ahondaba en estas influencias acabo admitiendo que él, lo que realmente quería hacer era un plagio de Greg Egan, pero acabó escribiendo esta novela como un homenaje.



La hermosa portada es obra del ilustrador inglés Autun Purser residente en Alemania con el los pilotos del Transbordador contactaron en la pasada Eurocon de Barcelona. Autun también ha creado las  ilustraciones de las guardas. Los bocetos iniciales los proporcionó el propio autor que el ilustrador supo plasmar magistralmente. Por cierto, a mí, me encantan.
Tras la firma de ejemplares y el intercambio de saludos  (no en vano Alberto frecuenta los foros de facebook donde los termalitas medramos, lo que le permitió ponernos cara a muchos de nosotros), cruzamos la calle e iniciamos un muy concurrido y bullicioso tercer tiempo. Se comentó el panorama actual del mundo editorial, de los premios literarios y dado que Alberto y su pareja venían directamente de Palma de Mallorca, se comentó extensamente la sentencia del caso Nóos. Alargamos el tercer tiempo hasta el día siguiente, las bebidas espirituosas permitieron unas fluidas conversaciones sobre lo humano y lo divino. Nos despedimos emplazándonos al viernes que viene para la presentación del SOYUZ #6 La Gran Mentira de Joan Antoni Fernández.
by PacoMan

1 comentario:

Unknown dijo...

Fue una tarde/noche estupenda. Qué gusto departir entre gente cultivada y cervecera sobre gustos comunes. Una gran crónica, Paco!